lunes, 10 de junio de 2013

"CREAR ESCOLES QUE PREPARIN PARA EL FUTUR"

Permitirme que os muestre un comentario crítico que realicé para otra de las asignaturas del máster y que nos permite reflexionar en ciertos temas sobre la educación y que hoy día se dejan de lado...

"En ocasiones podemos llegar a caer en la tentación de pensar que son sólo los profesores los encargados de la educación de nuestros hijos. Sin embargo, los docentes no son otra cosa que un eslabón más de la cadena de la educación, en la que también participan los propios centros y colegios, nosotros como familias y la sociedad en general. Bien es cierto que nuestro papel es de los más importantes, y es por ello que es responsabilidad nuestra gran parte del desarrollo de las sociedades futuras. Los políticos nos exigen por ello estar cada vez más cualificados, pero las reformas que continuamente aparecen en el ámbito de la educación, no reflejan otra cosa que el limitado compromiso de éstos y el interés que a veces parecen demostrar por el simple hecho de que “esta ley la hice yo”.

Debemos preocuparnos por el futuro de nuestros jóvenes ahora, pues la educación que reciban hoy será el reflejo de la sociedad más tarde. Lo importante de la educación es comprender cuán de valiosa es para formar un futuro; es decir, debemos intentar hacer llegar a los jóvenes que lo importante no es que saquen una buena nota y que estudien hasta poder llegar a la universidad; sino que entiendan a dónde quieren llegar ellos, cuales son sus metas y porque creen necesario o no su formación.

Se está perdiendo el sentido del significado de la educación. Recuerdo un vídeo que utilizamos para la asignatura de Procesos y Contextos Educativos del máster, un vídeo de Ken Robinson acerca de la creatividad, que hablaba también acerca de este tema y del funcionamiento del actual sistema educativo. Nos preparan para estudiar porque en años anteriores quién estudiaba llegaba a la universidad y quién tenía un título universitario, tenía un buen trabajo… Desgraciadamente esto ya no siempre es así. En la sociedad actual, tener un título universitario es sinónimo de estar más preparado, pero… ¿preparado para qué? Estudiábamos para trabajar y ahora resulta que estamos cualificados para un trabajo que no hay. Mantenemos el mismo sistema educativo que hace cincuenta años, es decir, el mismo sistema que en la era industrial, y resulta que ahora esto ya no funciona ni es necesario. En los institutos se trata a los alumnos como a seres a los que domesticar, a los que someter a un control y examen continuo; y ellos se sienten como tal, como una nota de un examen. El continuo sometimiento a evaluación no hace más que incrementar esa sensación acerca de que el alumno que no supera un examen, no sirve para estudiar y consecuentemente nunca tendrá un buen trabajo. Debemos eliminar por completo esta percepción porque sabemos que esto no es así. No todos somos ni seremos iguales, ¿por qué todos hemos de hacer lo mismo? ¿Por qué hemos de estudiar hasta llegar a la universidad?

Como profesores hemos de asumir nuestra parte de culpa, y es que lo tradicional es lo cómodo. ¿Por qué tengo que innovar si esto siempre se ha hecho así?, - dirían algunos-. Nuestra tarea implica cuestionarnos si lo que hacemos y cómo lo hacemos se hace porque ha sido tradición, porque es lo mejor para mí o porque es lo mejor para el estudiante. Debemos buscar el máximo beneficio para el futuro, y el futuro está en los jóvenes de hoy, en nuestros alumnos. Debemos educar no para superar exámenes o para que lleguen a ser o formar parte de una profesión, sino para sean capaces de transformar sus vidas, implicarse y emocionarse con los que les rodeen y ser críticos y consecuentes con aquello que realicen. Es importante que formemos a nuestros jóvenes para un futuro mejor, pero sin olvidar que sólo tenemos una vida, sólo una oportunidad de formar parte de aquello que elijamos, y por tanto debemos ser conscientes de no exigir que vivan para el futuro; pues lo importante es el “aquí y ahora”.

El papel del maestro ha ido cambiando. La aparición de nuevas tecnologías hacen capaz a cualquier persona de acceder a todo tipo de información. El docente ya no es considerado como aquel que me facilita la información; y por tanto somos nosotros los únicos capaces de hacer llegar a nuestros alumnos que no estamos aquí para “facilitar” sino para motivar a que sean ellos los que pidan más y más acerca del mundo que les rodea, a que exijan que las cosas sean cada día un poco mejor que el día anterior y a superar límites y barreras que ellos pensaban que tenían. El instituto debe ser un lugar dónde poder fomentar la creatividad, dónde lo importante al fin y al cabo como docentes, no será lo que enseñemos, sino como aprendan nuestros alumnos de ello. Debemos olvidarnos de tratar a los jóvenes como productos que forman parte de un proceso de producción, dónde lo importante parece ser que sigan los pasos que la sociedad le ha impuesto…Debemos olvidarnos de educar a nuestros jóvenes para que sean gestionados y que sean ellos los que aprendan a gestionarse, a buscar otras opciones más allá de lo que les podamos ofrecer, a ser autónomos e independientes; pero sobre todo a que sean capaces de vivir la vida como ellos crean oportuno vivirla." Maika Pardo

Comentario al debate de Richard Gerver:
http://www.debats.cat/sites/default/files/debats/pdf/gerver.pdf

Aquí os dejo un vídeo resumen del debate, por si os interesa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada